ARTICULOS


  • ACEBUCHE MINERVA

Este acebuche, propiedad de mi amigo Sebastián Luque, fue recuperado en marzo de 2008 y ese mismo día y en el momento que lo vi en el maletero del coche me emocionó.
En el primer trabajo se le cortó la parte baja del tronco con motosierra dejándola plana, para crear en el futuro una buena base de raíces. Fue plantado en un cajón de madera y se colocó en un lugar iluminado con bastante humedad ambiente. Su madera se limpió con pistola de agua a presión, para que resaltara toda la belleza que solo los viejos acebuches son capaces de transmitirnos. Además se fijó perfectamente para que no se moviese, algo que recomiendo siempre que se trasplante.






Rápidamente brotó, ya que las condiciones y los cuidados eran los que necesitaba. Se dejó crecer libremente durante un año, abonándolo con generosidad. Justo al año decidimos seleccionar brotes y alambrarlos, para que fuesen tomando su forma antes de que engordasen demasiado en su comienzo. En esta fase solo nos interesa que tenga movimiento y forma adecuada el primer tercio de la rama.
El mismo día se trabajó  su zona alta, ahuecando y rebajando el corte que se le produjo cuando se recuperó, y además, para bajarlo de altura. Principalmente se trabajó a mano con gubias y martillo. Este trabajo se realizó en abril de 2009 durante la exposición que se celebra  en la ciudad Fuengirola cada año, y ahí se decidió entre todos los asistentes bautizarlo con el nombre de MINERVA.












Se dejó crecer libremente para que su vigor estuviese perfecto. Transcurridos varios meses (final de junio-principio de julio) se eliminaron los alambres, pues en poco tiempo había engordado bastante la base de sus ramas  y corríamos el riesgo de que se marcase su corteza.
En el mes de octubre de 2009 y durante la celebración del XXII Congreso Nacional de Bonsái que organizó la asociación Costa Tropical de la bella ciudad de Almuñécar, fui invitado para realizar una demostración. En esa demostración se volvió a trabajar a MINERVA, pero en esta ocasión no se tocó nada de su madera, interviniendo solamente en ramas y ramitas, ordenándolas de nuevo. Como habían transcurrido 6 meses sin tocarlo, toda su ramificación estaba enmarañada.
 Podamos lo que no nos serviría para el diseño y ordenamos el resto. Se dejaron algunas ramas de más, para que su vigor no decayese, pensando que en el futuro se irían eliminando poco a poco.










Durante los años 2010 y 2011 se fue ordenando y modelando su copa en varias ocasiones. Además se eliminaron varias ramas principales, como estaba previsto.
En abril de 2012 se trasplantó a maceta de bonsái. Elegimos una japonesa, de forma rectangular, con botones y sin esmaltar.
 Se desmontó el cajón de madera con precaución para que no se rompiese el bloque de raíces.
Una vez que teníamos el pan de raíces fuera del contenedor, se limpiaron y  recortaron, siendo en su mayoría raíces finas. También en la zona baja  se cortó para reducir en altura el pan de raíces. Se colocó en la maceta, fijándolo fuertemente, ya que es un bonsái alto y pesado. En esta ocasión solo pusimos akadama sin polvo de grano medio.
A la vez se pinzó todas las ramitas que salían del perfil y se alambraron algunas, y se dejó sin tocar durante un tiempo para que se recuperase de la última intervención.












Y como no podía ser de otra manera, MINERVA se presentó por primera vez en la IX Muestra de Fuengirola y en el tokonoma de la entrada, para que diese la bienvenida a todos.
Aunque le falta mochikomi y avanzar en algunos detalles en su diseño, creo que MINERVA en un futuro será el acebuche que todos hemos soñado tener en nuestra colección.

Altura 90 cm.



Propietario: Sebastián Luque
Diseño y modelado: Miguel Ángel González

-------------------------------------------------


  • TEJO CUSPIDATA. DEMOSTRACIÓN EN REGGIO EMILIA (ITALIA)


Con motivo de la exposición anual Giareda celebrada en Reggio Emilia, región que está situada en el centro de Italia, el Helen club bonsái me invitó a participar como demostrador. En esta ocasión elegí un tejo de procedencia japonesa, de la variedad cuspidata, propiedad de un cliente de la escuela internacional Bonsái Time.
Este árbol llegó con problemas de raíces y bastante débil, con ramas que se habían secado. En primer lugar se trasplantó a un sustrato nuevo y se trabajó el sistema radicular, cortando las raíces podridas y saneando el resto.
Se cuidó con mucho mimo durante 15 meses hasta que recuperó el vigor, pero como se dejó crecer libremente era necesario trabajarlo para ponerlo al día.
En primer lugar se cortó todas las ramitas que crecían hacia abajo o arriba, las que no nos sirviesen para el diseño, y por supuesto todas las que había secado durante la etapa que estuvo débil. Además, se quitaron las hojitas traseras para que brotase de nuevo y así poder compactarlo. Este trabajo nos llevó mucho tiempo pues tenía gran cantidad de verde en su copa.

 
 

También se cepilló su corteza, pues tenía mucha suciedad y un montón de láminas secas en su vena viva, que no nos permitía ver su bello color rojizo, típico de la especie.

 
La zona de madera seca que recorre todo el lateral se pulió hasta el último rincón, lo que nos permitió hacerla mucho más atractiva.
Antes de alambrar corté una rama que había en el frente y en la parte alta, lo que permitía despejar la zona, haciéndola mucho más interesante. Dicha rama se convirtió en un pequeño jin, justo donde acababa la zona de madera muerta en su zona alta.






El alambrado nos llevó también mucho tiempo, pues eran muchas  ramas y ramitas que tuvimos que alambrar. Usamos cobre, pues este material te permite usar calibres mucho más pequeños y al oxidarse toma la misma coloración que la corteza, pasando  desapercibido a nuestra vista.




Una vez alambrado se comenzó a colocar todo el verde, en primer lugar decidí crear una gran primera rama con caída en el lado derecho. Seguidamente se posicionó la segunda rama en importancia, la del lado izquierdo, y para terminar el resto. Se creó un ápice redondeado, como en los árboles muy viejos.





Para realizar este trabajo contábamos con un tiempo limitado de 6 horas. Pienso que el resultado final fue estupendo, porque al observar este árbol nos traslada a una montaña donde viven tejos con mucha edad.


Quiero agradecer a Fabrizio Zorzi y a Francesco Forno su gran ayuda en la elaboración de todo el trabajo,  al Hellen club bonsái, y en especial a su presidente Vanni Bardelli por invitarme a su exposición.
-----------------------




  • UN JUNÍPERO CHINENSIS LLAMADO "EL DELFÍN"

Este junípero chinensis fue adquirido por la Escuela Bonsai Time en el año 2010, durante el Congreso de San Marino, en Italia. Proviene de un conocido jardín japonés del maestro Urishibata. Corría el mes del Abril y decidimos en primer lugar incrementarle el vigor con un plan de abonado muy intenso, para poder llevar a cabo una fuerte remodelación sin que se resintiese lo más mínimo.





El primer trabajo que decidimos acomenter fue despejar la parte baja, pues prácticamente el nebari y la madera muerta no se podían ver. para ello cortamos una primera rama que se dividía en dos.
 




 
 
 
Una vez despejada la base continuamos en el siguiente paso, el cual era eliminar una rama de media altura que tapaba la madera muerta, además ganaría el diseño final en asimetría.
 
 





 
 
Ahora vino el momento más decisivo: ¿cómo podríamos bajar la altura total y así poder compactar mucho más el conjunto final? Para ello podíamos separar la vena viva de la madera seca y bajar toda la parte alta del verde o podar todo el ápice. se separó la vena viva y vimos que aún así quedaría muy alto el bonsái, por lo tanto procedimos a cortar todas las ramas del ápice.
 









 
 
 
Tras cortar el enorme ápice nos dedicamos un buen rato al alambrado de todas las ramas y ramitas. Según íbamos situando cada una de ellas en su lugar, en algunos casos ayudados con tensores, nacía un nuevo bonsái, más dinámico y mostrando todos sus encantos.
 
 

 

 

"EN NUESTRA BÚSQUEDA PARA MEJORAR, SIEMPRE TRATAMOS DE  EMULAR A LA MADRE NATURALEZA, Y NUESTRA INSPIRACIÓN NACE DE OBSERVAR A LOS ÁRBOLES VIEJOS Y SABIOS."